Archivo de la categoría: Ana Pérez Martínez

Para reducir el estrés ¿dar un golpe en la mesa o pegar un grito?

WBgetty117144838(1)

Un golpe en la mesa es peor. “Por lo general, la expresión de las emociones ayuda a disminuir la activación fisiológica propia de cada una de ellas, es decir, si estamos enfadados y damos un grito, es posible que liberemos gran parte de la tensión y el estrés que sentimos. Pero hay que tener en cuenta que, según el contexto, esta expresión puede ser contraproducente. Por ejemplo, si nos enfadamos en el trabajo por algo que nos ha dicho nuestro jefe y le gritamos, es posible que las consecuencias nos produzcan aún más estrés. En este caso, si expresamos nuestro enfado de otra forma más suave, le haremos saber al otro que nos ha disgustado su forma de proceder igualmente, reduciremos nuestro estrés y puede que hagamos que caiga en la cuenta y cambie su actitud. Lo que también colaborará a hacernos sentir mejor. En cuanto al golpe en la mesa, este tipo de expresiones violentas son siempre contraproducentes y acaban generando más estrés”, termina Antonio Cano Vindel, psicólogo y Presidente de la Sociedad Española para el estudio de la Ansiedad y el Estrés (S.E.A.S).

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Calzado muy abierto o cerrado?

WBgetty155014235

Demasiado abierto es peor. “Un calzado adecuado es aquel que se adapta al pie del usuario, protegiéndolo de riesgos tanto mecánicos como térmicos. En condiciones de temperatura y humedad elevadas, el calzado cerrado puede limitar la aireación del pie y la evaporación del sudor, lo que supone la aparición de rozaduras, hongos y mal olor. Por tanto, si se emplea calzado cerrado, debe ser de materiales transpirables, como la piel y los tejidos naturales. En verano, lo más habitual es emplear calzado abierto, pero ¡cuidado! Un calzado demasiado abierto, tipo chancla, no protege los dedos de los pies de posibles impactos y genera inestabilidad. Las chanclas pueden ser perjudiciales sobre todo para los niños, debido a su elevado nivel de actividad física, y para las personas mayores, propensas a tener problemas de inestabilidad. Su calzado abierto debe proporcionar protección de los dedos y adecuada sujeción en el talón y el empeine, para asegurar la estabilidad y la seguridad de niños y mayores”, asegura Clara Solves investigadora del Instituto de Biomecánica de Valencia.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Comer o beber para olvidar?

WBgetty108125352

Beber es peor. Y es que, según una investigación del año 2011 el alcohol, lejos de ayudarnos a olvidar, estimula áreas de nuestro cerebro implicadas en el aprendizaje y la memoria. Lo dice un estudio del Centro Waggoner para la Investigación del Alcohol y las Adicciones de la Universidad de Texas (EEUU). Según su autor, el neurobiolólogo Hitoshi Morikawa: “El alcohol reduce nuestra capacidad consciente para recordar información concreta, como dónde hemos aparcado el coche, pero al mismo tiempo nuestro subconsciente también aprende y recuerda, y el alcohol aumenta nuestra capacidad de aprender a este nivel”. Además, un estudio reciente de otra Universidad tejana, la A&M,  realizado concretamente con el vino tinto, asegura que esta bebida, en dosis razonables, es incluso recomendable para prevenir la pérdida de memoria asociada a la edad. En cuanto a la comida, sin embargo, un estudio realizado por investigadores de la Clínica Mayo en 2012 aseguraba que consumir un exceso de calorías puede duplicar tanto el riesgo de pérdida de memoria en adultos como de alzhéimer temprano.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Echar gasolina a un motor diésel o diésel a un gasolina?

WBgetty142896791

Gasolina a un diésel es peor. Al menos en cuanto al coste que tendrá la reparación. Según Francisco Javier Martos, director del departamento de Máquinas y Motores Térmicos de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Málaga: “La gasolina es menos lubricante, por lo que al echarle gasolina a un motor diésel se romperá la bomba de alta presión y el sistema de inyección. Averías ambas muy costosas. Por su parte, si echamos diésel a un motor de gasolina, se ensuciará el sistema de alimentación e inyección, lo que solo conllevaría el coste de limpiar todos estos sistemas”.

Sin embargo, para Juan José Coble Castro, profesor de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad Nebrija: “Siempre depende de la cantidad de combustible equivocado que hayamos echado en el depósito y el tiempo que tengamos funcionando el motor sin darnos cuenta del error. Estas diferencias harán que hablemos de simple susto o de averías leves o graves según la situación”. Pero ¿qué notaremos al sufrir alguna de estas equivocaciones?

Al echar gasóil a un vehículo de gasolina, el ratio de compresión que el motor ejerce sobre la mezcla no conseguiría su inflamación tras la emisión de la chispa por la bujía. De manera que, si el depósito estuviera completamente lleno de gasóil, el motor no arrancaría  o arancaría e inmediatamente se pararía. Pero, como lo normal es que al repostar siempre quede algo de gasolina en el depósito, el motor arrancará y funcionará de forma aparentemente normal hasta que se pare. Para solucionarlo, será necesario drenar el depósito y limpiar todas las partes del motor y del circuito hasta que no quede ni rastro de gasóil. Además, en función del tiempo que haya estado funcionando con el combustible equivocado, también habrá que revisar el estado del catalizador y comprobar si se han saturado los compuestos parafínicos del gasóil, muy perniciosos para un motor de gasolina. De todas formas, es difícil que se produzca esta equivocación pues la boca de llenado en los coches de gasolina es más pequeña que la manguera de gasóil.

Por otra parte, si echáramos gasolina a un vehículo de gasóil los problemas que nos encontraremos dependerá de la cantidad de combustible equivocado que pongamos. Al llenar con gasolina un depósito de diésel el motor arrancará y funcionará con ciertas dificultades (tirones, petardeos) pero finalmente se parará. Si funciona mucho tiempo con gasolina, el motor diésel presentará varios fallos: se estropearán los inyectores, se producirán fallos en la bomba de inyección, etc. Será necesario parar cuanto antes, denar el depósito y limpiar todas las partes del motor donde quede gasolina. Sin embargo, si no se echa mucha cantidad de gasolina, no habrá mucho problema, ya que la mezcla se quemará sin más consecuencias. Incluso, el disolvente que lleva la gasolina ayudará a limpiar el motor diésel”, explica Coble Castro.

En definitiva, como dice Jesús Casanova, catedrático de motores térmicos de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid: “En realidad es díficil decir cuál es peor de los dos ya que, en ambos casos, si se llena el depósito con el combustible equivocado, hay que vaciar el depósito y todos los conductos para poder volver a arrancar”.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Al poner el lavavajillas ¿no enjuagar los platos o sobrecargarlo?

WBgetty168445527

Peor sobrecargarlo. “A grandes rasgos, es peor sobrecargar el lavavajillas que no enjuagar los platos, siempre que se use un detergente de calidad. Las formulaciones actuales son capaces de combatir los restos más pegados de suciedad”, asegura Raúl Pérez Mohedano, investigador de la Universidad de Birmingham que ha realizado una investigación sobre cuál es la mejor manera de cargar el lavavajillas para conseguir que salga todo lo más limpio posible y no se desperdicie agua.

En esta investigación, que ha publicado en el Chemical Engineering Journal, concluye que la mayoría de nosotros colocamos los platos siguiendo criterios de espacio, y no de eficacia en el lavado. Parece ser que en la mayoría de los lavavajillas actuales se producen eyecciones de agua en movimientos circulares, mientras que los platos suelen colocarse en línea. Además, es importante dejar espacios entre las piezas de la vajilla y nunca “montar” unas sobre otras, ya que así no dejaremos sitio para que entre el agua en su interior y saldrán como entraron; es decir, sucios.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Para aliviar el picor ¿rascarse o no?

WBgetty109718339

Rascarse es peor. Lo decía la sabiduría popular, pero ahora los científicos lo confirman. Según un estudio reciente publicado en la revista Neuron y realizada por investigadores de la Escuela Universitaria de Medicina de Washington: “El acto de rascarse hace que nuestro cerebro segregue serotonina, que, en vez de aliviar la sensación de picor, la intensifica”.

Según estos investigadores, la sensación de dolor que causamos al rascarnos puede en ocasiones superar a la de picor, lo que hace que las células nerviosas de la médula espinal transmitan al cerebro señales de dolor que “tapen” a las del picor. “El problema”, explica el director de la investigación, Zhou-Feng Chen, “está en que cuando el cerebro recibe estas señales de dolor, responde a ellas produciendo serotonina, un neurotransmisor que ayuda a controlar el dolor; pero a medida que esta invade nuestro cuerpo, puede actuar sobre las células nerviosas que regulan la intensidad del picor, incrementándolo”.

Con esta investigación, además, se ha comprobado que las señales del dolor y las del picor están más interrelacionadas de lo que se creía.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Para el corazón el sedentarismo o hacer demasiado ejercicio?

WBgetty88852598

Sin duda es peor el sedentarismo. “No solo es un factor que aumenta el riesgo cardiovascular de manera significativa por sí mismo, sino que encima favorece la aparición de otros factores de riesgo como la diabetes, el sobrepeso o la obesidad abdominal. El ejercicio físico, en cambio, tiene
multitud de efectos beneficiosos para el corazón: baja la presión arterial,
mejora el perfil lipídico y la función de los vasos… además de aportar
ventajas a nivel psicológico”, asegura el doctor José Ramón González-Juanatey, presidente de la Sociedad Española de Cardiología.

Sin embargo, en los últimos tiempos, algunos estudios científicos aseguran que en algunos casos el exceso de ejercicio puede ser contraproducente. Incluso, hemos vivido algunos casos de deportistas de elite que han muerto por un problema cardíaco ante la estupefacción de la mayoría. De hecho, según un estudio del Journal of Applied Physiology, los años de entrenamiento intensivo podrían causar fibrosis y cicatrices en el músculo cardíaco lo que, a largo plazo, podría tener efectos adversos en el funcionamiento de nuestro corazón. Sin embargo, la mayoría de la población no llega a los 150 minutos de ejercicio cardiovascular al día que es lo que recomiendan los expertos. “Lo más conveniente es que el ejercicio sea adaptado a cada edad y condición”, termina González-Juanatey.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Para el ánimo ver películas trágicas o escuchar canciones tristes?

FI012505

Aunque pueda parecer lo contrario, ambas cosas son beneficiosas para el ánimo. De hecho, según una investigación reciente publicada por la revista PLOS ONE y realizada por investigadores de la Universidad Libre de Berlín (Alemania) escuchar canciones tristes aporta beneficios emocionales. Los propios investigadores aseguran que, aunque la tristeza normalmente se juzga como indeseable y se evita, en realidad, sentirla de forma simulada, como ocurre con las canciones, es un modo de aprender a modular las emociones negativas y trabajar la empatía. Además, tras una investigación con 772 sujetos de diferentes nacionalidades, concluyeron que la música triste evoca una amplia gama de emociones como la nostalgia y la ternura, que también son consideradas emociones saludables. Por último, en sus conclusiones, esta investigación apunta que quienes más partido sacan a la música triste son quienes están experimentando angustia emocional, sienten más empatía y baja estabilidad emocional.

En cuanto a las películas, según una investigación de la Universidad de Ohio, cuando vemos Love Story (en la foto) o Campeón (según una investigación de la Universidad de Berkeley es la película más triste de la historia), estas nos recuerdan las cosas positivas que nos suceden a diario y ensalzan la relación con nuestros seres queridos aumentando la sensación de bienestar. Estos investigadores demostraron que cuanto más triste es el argumento más aumenta la satisfacción de los espectadores con su propia vida y los niveles de felicidad de quienes las ven.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Para la piel atópica el frío o una hidratación incorrecta?

WBgetty108222507

Una hidratación incorrecta, es peor.  Según Leonor Prieto, dermatólogo y directora científica de LA ROCHE-POSAY: “Una buena hidratación es la base fundamental para una piel atópica. En estas pieles la barrera cutánea protectora se encuentra alterada, siendo la vía de entrada de diversos alérgenos, que irritan la piel y hacen que los brotes aparezcan con más facilidad. La hidratación restaura el equilibrio de estas pieles, devolviéndoles no solo suavidad y elasticidad, sino haciéndolas más resistentes a los agentes agresivos externos, entre ellos el frío”.

Además, según los expertos, la mejor manera de espaciar los brotes es lavarse con un jabón lo más suave posible. También es importante secarla sin frotar y mantenerla hidratada con una crema emoliente especial para este tipo de pieles, que sufre el 15% de la población. Entre los niños es la enfermedad crónica de la piel más común ya que se calcula que el 25% de los niños la padecen y es el motivo del 60% de las consultas de los dermatólogos pediátricos.

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Para resfriarse no abrigarse o ventilar mal?

WBgettypop021

Permanecer en sitios cerrados con falta de ventilación es peor. De hecho, los expertos aún no tiene muy claro la relación del frío con el resfriado pues, en realidad, se trata de una enfermedad provocada por un virus en la que estar más o menos abrigado no debería influir. Según Jose María Molero García, médico de familia del Grupo de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Medicina de Familia: “No se ha demostrado que la exposición al frío, sin una prenda de abrigo inadecuada facilite la aparición de resfriados o gripe. Por lo tanto, es más importante minimizar o evitar la exposición a las secreciones que contienen el virus, especialmente en espacios cerrados que abrigarse”. Pero la mayoría de los casos se dan en los meses de invierno ¿por qué?

“Aunque es posible resfriarse en cualquier época del año, la mayoría de las personas lo hacen en los meses más fríos del año, normalmente entre noviembre y abril. Y es que es en esta época del año cuando se dan las condiciones climatológicas óptimas (bajas temperaturas y baja humedad relativa) para que estos virus puedan permanecer bastante tiempo en el ambiente, fuera del cuerpo humano.

La propagación de virus catarrales se realiza principalmente mediante la emisión por los enfermos de gotitas microscópicas  que contienen el virus al hablar, toser o estornudar y que se mantienen en el aire durante el tiempo suficiente para alcanzar la vía respiratoria (nariz o boca) o los ojos de las personas no infectadas. También es posible la transmisión mediante un contacto personal cercano con los infectados o con las superficies u objetos contaminados con secreciones del enfermo.

Además, en las épocas más frías del año, las personas convienen durante más tiempo en lugares cerrados, cálidos y poco ventilados, facilitándose la transmisión de las infecciones respiratorias. Además la baja humedad ambiental de los espacios cerrados, favorece la sequedad de las fosas nasales haciendo a las personas más susceptibles al contagio. El riesgo de infección es menor en lugares bien ventilados o al aire libre en presencia de las personas enfermas”, termina Molero.

 Otro factor que te librará de coger un resfriado es tener un sistema inmunitario reforzado ¿cómo conseguirlo? Pues según un estudio de la Universidad de Pensilvania realizado por Carl Charnetski y Francis Brennan, mantener relaciones sexuales al menos dos veces a la semana te ayudará.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest