Archivo por meses: junio 2015

¿Tener las pestañas muy largas o muy cortas?

WBGettyImages-542713249 

Las dos opciones son peor. Aunque los criterios estéticos digan lo contrario y lo último sea alargárselas de forma artificial o echarse una máscara que las prolongue, la verdad es que en este caso se vuelve a cumplir la máxima de que, si la naturaleza las ha hecho así, por algo será. Y es que las pestañas tienen una función principal: crear una barrera que controla la corriente del aire y la velocidad de la evaporación en la superficie de la córnea.

“Es parecido a la historia de Ricitos de Oro y los Tres Osos. Las pestañas muy cortas no protegen lo suficiente al ojo, y las muy largas arrastran demasiado aire al interior. La longitud optima, la que nos procura la mejor protección, es un tercio de la anchura del ojo. Precisamente la que tienen veintidós especies de mamiferos de las que analizamos en nuestro estudio. En el caso de los seres humanos no tenemos una muestra representativa pero, según la literatura científica a la que hemos tenido acceso, también es esta la longitud media”, asegura Guillermo Amador, investigador del Instituto Tecnológico de Georgia, que ha realizado un estudio reciente al respecto.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Para las arrugas sonreír demasiado o los rayos UV del sol?

WBGettyImages-4663390842

Son peores los rayos ultravioleta.  “La razón es que el tipo de arruga que forma, la conocida como estática, está presente no sólo en movimiento (al hacer ciertos gestos) sino que también lo estará en reposo. Además, estas arrugas inducidas por el sol se traducen en una pérdida de fibras a nivel más profundo (en la dermis) y, por tanto, en un envejecimiento más severo de la piel (lo que llamamos fotoenvejecimiento). Y normalmente vienen acompañadas de una piel más fina, apagada y rugosa y pueden aparecer en zonas más extensas acompañadas de otras alteraciones como manchas o lesiones de piel.

Sin embargo, las arrugas producidas al sonreir, sólo aparecen inicialmente con el gesto (con los años también en reposo, pero suelen ser menos profundas que las inducidas por el fotoenvejecimiento solar); son más localizadas en las áreas de los músculos implicados en la sonrisa (patas de gallo y lateral de la boca) y son muy fáciles de tratar con la toxina botulínica.

En definitiva, el sol es un agente más nocivo para las arrugas porque favorece que estas sean más extensas y que además vayan acompañadas de otras alteraciones cosméticas derivadas de la exposición solar (fotoenvejecimiento) mientras que las arrugas por sonreir son más discretas y localizadas, tienen muy fácil tratamiento y además traducen un buen estado de ánimo positivo”, asegura la doctora María Teresa Truchuelo, dermatóloga y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Cepillar los dientes con mucha fuerza o usar enjuague bucal?

WBgetty200551133-003

Es peor cepillarlos con fuerza. “La razón es que es que si realizamos un cepillado agresivo o con un cepillo de cerdas duras, podemos llegar a desgastar nuestros dientes con efectos dañinos e irreversibles a largo plazo. Sin embargo, un colutorio bucal agresivo irrita las mucosas, pero una vez que se deja de practicar, estas recuperan su normalidad”, asegura Antonio de la Plaza, profesor de Odontología de la Universidad Europea de Madrid.

Además, aunque a menudo se piensa lo contrario, lo ideal no es lavarse los dientes nada más comer sino al menos media hora después. Resulta que al hacerlo nada más comer, activaremos el ácido prolongando su efecto más tiempo. Por eso, los expertos aconsejan enjugarse con agua o colutorio después de la comida, lo que ayudará a que los niveles de PH vuelvan a la normalidad. Otro truco es masticar chicle sin azúcar, que nos ayuda a salivar, lo que también reduce la acidez en nuestra dentadura.

Cuando sí que es muy recomendable cepillarse los dientes es antes de acostarnos pues, mientras dormimos, salivamos menos y estamos menos protegidos.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest