¿Comer o beber para olvidar?

WBgetty108125352

Beber es peor. Y es que, según una investigación del año 2011 el alcohol, lejos de ayudarnos a olvidar, estimula áreas de nuestro cerebro implicadas en el aprendizaje y la memoria. Lo dice un estudio del Centro Waggoner para la Investigación del Alcohol y las Adicciones de la Universidad de Texas (EEUU). Según su autor, el neurobiolólogo Hitoshi Morikawa: “El alcohol reduce nuestra capacidad consciente para recordar información concreta, como dónde hemos aparcado el coche, pero al mismo tiempo nuestro subconsciente también aprende y recuerda, y el alcohol aumenta nuestra capacidad de aprender a este nivel”. Además, un estudio reciente de otra Universidad tejana, la A&M,  realizado concretamente con el vino tinto, asegura que esta bebida, en dosis razonables, es incluso recomendable para prevenir la pérdida de memoria asociada a la edad. En cuanto a la comida, sin embargo, un estudio realizado por investigadores de la Clínica Mayo en 2012 aseguraba que consumir un exceso de calorías puede duplicar tanto el riesgo de pérdida de memoria en adultos como de alzhéimer temprano.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


nueve − = 6