Especial Famosos

Alberto Chicote, Pedro Martínez de la Rosa, Pepe Rodríguez de Master Chef o Rocío Ramos, la Supernanny, resuelven nuestros dilemas cotidianos

 

Alberto Chicote (chef, restaurador y presentador de Top Chef y Pesadilla en la cocina)

¿Freír en una sartén o en una freidora?

En una freidora es peor.  “Porque  tendemos a reutilizar el aceite, y en la freidora suele usarse más veces. Y es que lo importante no es el método utilizado para calentar el aceite y freír, sino la calidad y salubridad del mismo. Cuanto más limpio esté el oro líquido, mejor; y lo óptimo es, sin duda, no reutilizarlo nunca y hacer siempre primera fritura”, cuenta Chicote a Quo.  De hecho, según una investigación del Hospital Carlos Haya de Málaga, cuanto más se reutiliza el aceite, más riesgo hay de padecer hipertensión.

Rocío Ramos (Supernanny, Licenciada en Psicología, Máster en Psicología Clínica y especialista educadora de menores)

¿No cumplir un castigo o hacerlo tarde?
No cumplirlo es peor. “Lo ideal es aplicarlo inmediatamente después del comportamiento, con una intensidad similar a la conducta y que sea algo que al niño no le guste. Pero el castigo por sí solo no conseguirá los cambios deseados. Habrá que acompañarlo de premios a los buenos comportamientos. Enseñar a nuestros hijos a cumplir con las normas les convertirá en adultos responsables. Esta es una de las ideas en las que insisto en Niños: instrucciones de uso (Ed, Aguilar), mi último libro”.

Pepé Rodríguez (chef, propietario del restaurante El Bohío de Illescas y presentador de Master Chef)

¿Echar demasiada sal o muy poca?
Demasiada sal es peor. “Porque tiene peor arreglo. En un caldo, por ejemplo, puedes echarle más agua. Pero en otro tipo de alimentos, que ya han absorbido la sal, es imposible rectificar. El único truco posible es ponerle una guarnición lo más sosa posible para compensar. Y es que la cantidad de sal que necesita un plato no es una ciencia exacta, depende de cada tipo de alimento, de la preparación, etc. Pero siempre es recomendable quedarse corto, antes que tener que lamentarlo después”.

Fernando Sartorius (Especialista en fitness y nutrición y entrenador personal).

¿No hacer ejercicio físico o entrenar demasiado?
No hacer ejercicio es peor. “La mayoría de las dolencias y enfermedades que nos aquejan como sociedad hoy en día, como la diabetes, la obesidad, la ansiedad o la depresión… son consecuencia de una vida sedentaria y se podrían aliviar bastante responsabilizándonos de nuestra salud e incorporando el ejercicio a nuestras vidas”, asegura Sartorius, quien acaba de publicar con Elsa Pataky Intensidad Max (Esfera de los libros).

Cristina Mitre (periodista y autora de la iniciativa y el libro Mujeres que corren de la editorial Planeta)

¿Correr con zapatillas demasiado pequeñas o muy grandes?
Sin duda, peor unas pequeñas. Porque es la forma más rápida de perder un par de uñas y, además, limitan el rango de movimiento del pie. Resultado: lesión asegurada. Las zapatillas de correr siempre deben ser medio número más grande que nuestra talla habitual. Lo mejor es comprarlas a última hora de la tarde, cuando tenemos los pies más dilatados, como ocurre en las carreras.

 Pedro Martínez de la Rosa (piloto de Fórmula 1, actualmente es piloto reserva y de pruebas de Ferrari)

¿Abusar del freno o del embrague?
Peor el embrague. “Ambos son errores de conducción graves, y a un purista como yo le resulta difícil decir cuál de los dos es peor. Las dos son malas prácticas que deben corregirse. Aunque, por un tema de fiabilidad, es más fácil quedarse tirado sin embrague que sin frenos, ya que suelen aguantar más. Mi consejo, para quienes abusen del embrague, es que se compren un coche automático”.

Enrique Rojas (médico, catedrático de psiquiatría de la Universidad y autor de varios libros. El próximo: Cómo superar la ansiedad de la editorial Planeta)

¿Proteger a quien padece ansiedad o enfrentarle a la realidad?
Protegerle es peor. “Depende del tipo de ansiedad. Hay algunas, como las producidas por el miedo a volar, a hablar en público, etc., que requieren enfrentarse al objeto que produce la ansiedad para afrontarla. En estos casos, evitar la situación fomenta la ansiedad, aunque sentirse arropado puede ayudar”.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


siete − = 1