Archivo por meses: Mayo 2014

¿Manta eléctrica o bolsa de hielo tras una lesión?

WBgetty146276242

Según los expertos, depende del tipo de lesión. “Es uno de los dilemas más controvertidos y a la vez más comunes con los que nos encontramos los fisioterapeutas: crioterapia (bolsa de hielo) o termoterapia (manta eléctrica)”, asegura Mónica García, Fisioterapeuta de la Selección Nacional de Balonmano y profesora de la Universidad Europea de Madrid.

Y continúa: “ La respuesta depende tanto del tipo de lesión o tejido lesionado como del estadío en el que se encuentre para no agravar la lesión. Aunque ambas terapias actúan sobre el control del dolor, la inflamación y la regeneración de tejidos, normalmente, la literatura indica que en una fase aguda y durante las primeras 24 a 72 horas, deberemos usar bolsa de hielo. Con tiempos de aplicación continua que oscilen entre los 5 y los 20 minutos sobre la zona lesionada. Sin embargo, en patologías con mayor tiempo de evolución, en fases crónicas o subagudas, la manta eléctrica será mejor elección. En cualquier caso, siempre es necesario consultar a un especialista cuál es la mejor elección para obtener los mejores resultados”, termina.

Por su parte, el Dr. Edorta Esnal, especialista en traumatología y ortopedia en el Hospital Quirón de Vitoria asegura: “En realidad no hay una opción mejor que otra. Para la inflamación (esguinces, golpes, roturas de fribras, etc…) es mejor el frío. Sin embargo, en el caso de sobrecargas o contracturacturas musculares, lo mejor es el calor“.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Comer una tostada que se ha caído al suelo o a la encimera?

WB107670067

A la encimera. “En la mayoría de los casos, es más seguro hacer una ensalada en la tapa del váter que en la encimera”, asegura Charles Gerba, profesor de Microbiología de la Universidad de Arizona (EEUU).   Según este experto, la mayoría de nosotros desinfectamos el váter todo el tiempo, pero no prestamos la misma atención a la encimera, que es, según él, el lugar con más microbios de la cocina: “Al limpiarla, los paños y esponjas que usamos no hacen más que propagar los gérmenes que contienen”.

Sin embargo, una investigación reciente de la Universidad de Aston que ha analizado la tranferencia de bacterias a un alimento que se cae al suelo unos segundos asegura que, en determinadas circunstancias, la contaminación es mínima. En realidad intentaba demostrar la regla de los cinco segundos, muy popular en la cultura anglosajona, que asegura que los alimentos que permanezcan ese tiempo en el suelo pueden ingerirse, pues las bacterias no tienen tiempo suficiente de adherirse a su superficie. Según esta investigación, comerse un alimento poco pegajoso, como una tostada, que se ha caído a un suelo normalmente limpio como el de una cocina, en el que permanece menos de 5 segundos, no es peligrosa. Pero el equipo de Aston concluye su estudio advirtiendo: “Aunque la posibilidad de llevarse una bacteria patógena siempre está ahí”.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest