¿Té con leche o con limón?

WBTHINK131910912

Con leche es peor. En realidad, según Cristina Pinel, sommelier de té y propietaria de la tienda online Cris& Tea, especializada en esta bebida: “El té de origen y de calidad no se mezcla con nada. La leche, al igual que el azúcar, enmascara todos los aromas y sabores del buen té”. Y no sólo el sabor. El té es una de las bebidas más consumidas del mundo, conocida por sus propiedades beneficiosas para la salud como los antioxidantes y las vitaminas. Hay investigaciones que aseguran que previene las caries, mejora los niveles de azúcar en sangre y proporciona beneficios cardiovasculares. Pero siempre que lo tomemos solo. De hecho, un estudio reciente publicado en la European Heart Journal, asegura que la leche anula la mejora de la función arterial que produce el té solo. Lo comprobaron tras medir esta función en 16 adultos que tomaban té y otros tantos que lo hacían con leche.

Entonces ¿por qué se toma con leche? Según explica Pinel: “En la India hay un tipo de té, el famoso chai, negro y mezclado con diferentes especias, que se bebe infusionado directamente en leche de búfala. También los británicos le añaden leche, porque beben mucho té negro de origen indio o de Kenia (sus antiguas colonias) cuyo sabor es algo fuerte, así que usan la leche para suavizarlo. Y es que, aunque son grandes consumidores, los británicos no son expertos en té ya que la mayoría sólo beben negro y no han probado nunca uno verde o blanco”.

En cuanto al limón, no hay investigaciones que respalden que anula los beneficios del té pero Pinel tampoco lo recomienda precisamente: “Sólo admiten limón natural algunas variedades de té negro y aunque hay mezclas preparadas con aromas a limón o cítricos, estos son artificiales. Mi recomendación es beber té de origen y de calidad sin añadidos”, concluye.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


uno + 8 =