Para la salud ¿la ingesta de grasa o de azúcar?

WBGettyImages-83292135

Ninguna es peor. “Ambos son nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo por lo que, muchos de los mitos en torno a sus efectos en la dieta, son erróneos. Las autoridades sanitarias recomiendan que en una dieta saludable y equilibrada las grasas deben aportar entre un 30 y un 35% y los azúcares menos de un 10% de la ingesta energética total. El problema parece radicar en que una gran mayoría de los alimentos procesados tales como los snacks, precocinados o bollería industrial que están muy presentes en la dieta española actual, son ricos en grasas y azúcares.

Por tanto, lo más importante para evitar su exceso son el consejo dietético personalizado y la educación nutricional. De manera que aprendamos a leer y a entender la información de los envases y las etiquetas de los alimentos procesados, así como a moderar su consumo diario para adecuarnos a las recomendaciones”, asegura Lourdes Samaniego, experta en nutrición de la Universidad San Pablo CEU (Madrid).

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Para el pelo ¿el secador o la toalla?

WBgettyimages

La toalla es peor. Al menos, esta fue la conclusión a la que llegó un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Yonsei de Corea, al estudiar los efectos de ambos métodos de secado en el cabello. Resulta que, según sus conclusiones, el secador solo produce daños en la superficie del cabello si se acerca mucho al pelo durante el proceso y si la temperatura es muy alta. Sin embargo, la humedad prolongada que conlleva el secado natural daña su membrana celular, lo que ataca al brillo e incluso al color del cabello. Aunque, según el doctor Victor Salgaray, de Clínicas Salgaray: “Ambas cosas son malas si se utilizan de manera incorrecta. El secado con toalla se debe realizar de manera suave, a pequeños toques  y sin ejercer demasiada presión, dejando que sea la toalla quien absorba la humedad. Lo
erróneo es usarla de manera brusca frotando el cabello porque provoca una
tracción del folículo piloso que si es perjudicial para el cabello. En el
caso del secador lo que perjudica es el exceso de calor con el aparato muy
pegado y ejerciendo presión sobre el cabello porque lo deshidrata y
estropea”.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Aspirar el colchón o sacudirlo?

WBV6 Mattress (9)

Peor sacudirlo. La llegada del otoño es también la de las limpiezas generales y el cambio de ropa de cama de las sábanas, más frescas, a las mantas y los edredones. Entonces siempre surge este dilema: airear y sacudir el colchón, como nuestras abuelas, o pasarle el aspirador. Así que aprovechamos la visita a España de Ricardo Comiciaga, ingeniero investigador del laboratorio de I+D+i de Dyson, que este fabricante tiene en su sede central en Mamesbury (Inglaterra), para plantearle este dilema:

“Nuestros colchones están llenos de ácaros y alérgenos. Los ácaros viven y se reproducen en lugares cálidos y húmedos, por lo que nuestros colchones son su hogar ideal, sobre todo teniendo en cuenta que se alimentan de las células de piel muerta que desprendemos. Un ser humano desprende unos 28 gramos de piel muerta al mes (lo que equivale a una bolsa pequeña de patatas fritas), la mayor parte de estas células de piel muerta las desprendemos mientras dormimos, por lo que los colchones son para ellos algo así como un hotel de 5 estrellas. De hecho, según las investigaciones llevadas a cabo en nuestro laboratorio de microbiología, en una cama de matrimonio conviven unos dos millones de ácaros. Los ácaros, en sí, son inofensivos, pero sus heces contienen una proteína que si se inhala y puede producir reacciones alérgicas: picor de garganta, ojos llorosos, etc. Por tanto, lo idóneo es aspirar los colchones ya que, al sacudirlos, acabamos inhalando estas heces.
Sin embargo, no cualquier aspiradora puede hacer la labor; es importante contar con una con capacidad de succión suficiente para adentrarse en las capas más profundas del colchón (ya que, cuando no estamos en la cama, los ácaros tienden a esconderse en las capas más profundas del colchón en busca de calor). Además, estos seres diminutos tienen pinzas por todo su cuerpo para agarrarse a las fibras del colchón por lo que la aspiradora tendrá que tener un cabezal giratorio que levante esas fibras para poder capturarlos. También es importante que disponga de un filtro para capturar los alérgenos, de forma que no sean expulsados al aire”, termina.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿El exceso de luz solar o la que emite la pantalla de una tableta?

WBGettyImages-468120604Ambas son peor, sobre todo si se combinan. Como cuando leemos en una tableta a plena luz del sol. El verano es la época del año en la que la intensidad de la luz es más alta, de hecho, los expertos consideran estos meses como los más peligrosos en cuanto a la toxicidad de la luz. En ciudades como Barcelona, en el mes de Julio, la incidencia de luz es un 59% superior a la media del resto del año. Y además es cuando más tiempo pasamos al aire libre.

Por otra parte, las pantallas de los dispositivos móviles de última generación emiten hasta cinco veces más luz que las anteriores y, si además las usamos al aire libre en los meses de mayor luz solar, estas pueden llegar a emitir hasta un 500% más de luz de alta energía, precisamente para paliar los reflejos del sol y que podamos ver nítidamente.  Un exceso que, según los expertos, se ha convertido en un factor de riesgo importante para la retina y la degeneración macular en el mundo actual. Especialmente para los niños menores de 2 años, que se encuentran en una época de su desarrollo en la que están aprendiendo a ver, enforcar, mover los ojos y utilizar la información visual. ¿Cómo evitarlo?

Según la doctora Celia Sánchez-Ramos, directora del departamento de Óptica de la Universidad Complutense de Madrid: “El exceso de luz siempre es nocivo para la vista, con independencia de que provenga de un emisor natural o artificial. Desde 1912 está publicado que mirar al sol produce ceguera. El sol, como fuente de luz, ilumina los objetos que se pueden ver, sin embargo las pantallas de los dispositivos emiten luz directamente hacia nuestros ojos. El daño dependerá de la intensidad de la luz, no de la fuente emisora. En ambos casos hay que proteger los ojos bloqueando el exceso de luz (gafas de sol y protector ocular para pantallas). Por ejemplo, si leemos un folio iluminado por el sol (5.000 cuentas de luz) producirá menos daño en la retina que la pantalla de una tableta emisora de luz (27.000 cuentas de luz) en las mismas condiciones. Sin embargo, si se utiliza un protector ocular como el de Reticare con el que hemos investigaciones recientemente, la luz dañina emitida por las pantallas disminuye de manera sustancial, reduciendo el efecto nocivo”.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Conducir bajo los efectos del alcohol o de la marihuana?

WBGettyImages-104574310

El alcohol es peor. “Los efectos sobre el cerebro del alcohol se relacionan con una afectación de la capacidad de concentración y de atención. Eso puede influir a nuestra capacidad de reaccionar ante un imprevisto. También es importante tener en cuenta, la ralentización en la velocidad de los reflejos y que la habilidad con el volante se ve reducida por la disminución de la coordinación. Y además, produce somnolencia.

En cuanto a los efectos sobre el sistema nervioso del cannabis, que afectan a la conducción, cabe destacar la alteración en la percepción y en el movimiento, además de la concentración.

Ambas sustancias son peligrosas y se ha comprobado su presencia en multitud de accidentes.

La cuestión a la hora de compararlas es complicada si atendemos a diferentes dosis, susceptibilidades individuales, posibilidad de mezcla de varias sustancias, etc.

Ante la pregunta de cuál es más peligrosa, probablemente me decantaría por el alcohol por la afectación cerebelosa que altera la coordinación y por la alteración en los reflejos“, dice el neurólogo Carlos Tejero, vocal de la Sociedad Española de Neurología.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Para la circulación sanguínea llevar ropa muy ajustada o el sedentarismo?

WBGettyImages-470344697

El sedentarismo es peor. Aunque, en junio, los medios se  hacían eco de un caso publicado en la revista Journal of Neurology Neurosurgery & Psyquiatry, en el que se detallaba cómo una mujer de 35 años había sido ingresada en un hospital con graves secuelas por llevar ropa muy ajustada. Había estado ayudando a una amiga suya en una mudanza y , tras varias horas en cuclillas haciendo cajas, al levantarse, notó como los pantalones le apretaban aún más y no podía mover las piernas. Cuando llegó al hospital, tuvieron que cortarle los jeans y descubrieron unas piernas llenas de edemas, un bloqueo en los nervios del peroneo y una rabdiomiólisis, es decir, la descomposición de tejido muscular que termina con la necrosis del músculo.

Y es que, como dice la doctora Miren Morillas, miembro de la Fundación Española del corazón (FEC): “El riesgo cardiovascular puede estar guardado en nuestro armario… El uso continuado de esa ropa tipo “segunda piel”, especialmente las telas gruesas no transpirables, favorecen y mucho, la aparición de problemas cardíacos: dificultando el retorno venoso con aumento del trabajo del corazón, la tensión arterial, la acumulación de edemas y toxinas y facilitando la temida celulitis o incluso trombos venosos en las piernas. Pero por otro lado, la inactividad física es la cuarta causa de muerte en los países de desarrollados detrás del tabaquismo, la hipertensión arterial y diabetes. Tanto es así, que ya se denomina “síndrome de la muerte del sedentario”, en el que un individuo muere a causa de la diabetes, enfermedades del corazón e hipertensión, tan ligadas a la inactividad física. Por tanto, lo aconsejable es cuidar el corazón con ejercicio diario y vistiendo ropa holgada, que permita una buena respiración y oxigenación de nuestro cuerpo, así como la transpiración de nuestra piel”, asegura .

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Tener las pestañas muy largas o muy cortas?

WBGettyImages-542713249 

Las dos opciones son peor. Aunque los criterios estéticos digan lo contrario y lo último sea alargárselas de forma artificial o echarse una máscara que las prolongue, la verdad es que en este caso se vuelve a cumplir la máxima de que, si la naturaleza las ha hecho así, por algo será. Y es que las pestañas tienen una función principal: crear una barrera que controla la corriente del aire y la velocidad de la evaporación en la superficie de la córnea.

“Es parecido a la historia de Ricitos de Oro y los Tres Osos. Las pestañas muy cortas no protegen lo suficiente al ojo, y las muy largas arrastran demasiado aire al interior. La longitud optima, la que nos procura la mejor protección, es un tercio de la anchura del ojo. Precisamente la que tienen veintidós especies de mamiferos de las que analizamos en nuestro estudio. En el caso de los seres humanos no tenemos una muestra representativa pero, según la literatura científica a la que hemos tenido acceso, también es esta la longitud media”, asegura Guillermo Amador, investigador del Instituto Tecnológico de Georgia, que ha realizado un estudio reciente al respecto.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Para las arrugas sonreír demasiado o los rayos UV del sol?

WBGettyImages-4663390842

Son peores los rayos ultravioleta.  “La razón es que el tipo de arruga que forma, la conocida como estática, está presente no sólo en movimiento (al hacer ciertos gestos) sino que también lo estará en reposo. Además, estas arrugas inducidas por el sol se traducen en una pérdida de fibras a nivel más profundo (en la dermis) y, por tanto, en un envejecimiento más severo de la piel (lo que llamamos fotoenvejecimiento). Y normalmente vienen acompañadas de una piel más fina, apagada y rugosa y pueden aparecer en zonas más extensas acompañadas de otras alteraciones como manchas o lesiones de piel.

Sin embargo, las arrugas producidas al sonreir, sólo aparecen inicialmente con el gesto (con los años también en reposo, pero suelen ser menos profundas que las inducidas por el fotoenvejecimiento solar); son más localizadas en las áreas de los músculos implicados en la sonrisa (patas de gallo y lateral de la boca) y son muy fáciles de tratar con la toxina botulínica.

En definitiva, el sol es un agente más nocivo para las arrugas porque favorece que estas sean más extensas y que además vayan acompañadas de otras alteraciones cosméticas derivadas de la exposición solar (fotoenvejecimiento) mientras que las arrugas por sonreir son más discretas y localizadas, tienen muy fácil tratamiento y además traducen un buen estado de ánimo positivo”, asegura la doctora María Teresa Truchuelo, dermatóloga y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Cepillar los dientes con mucha fuerza o usar enjuague bucal?

WBgetty200551133-003

Es peor cepillarlos con fuerza. “La razón es que es que si realizamos un cepillado agresivo o con un cepillo de cerdas duras, podemos llegar a desgastar nuestros dientes con efectos dañinos e irreversibles a largo plazo. Sin embargo, un colutorio bucal agresivo irrita las mucosas, pero una vez que se deja de practicar, estas recuperan su normalidad”, asegura Antonio de la Plaza, profesor de Odontología de la Universidad Europea de Madrid.

Además, aunque a menudo se piensa lo contrario, lo ideal no es lavarse los dientes nada más comer sino al menos media hora después. Resulta que al hacerlo nada más comer, activaremos el ácido prolongando su efecto más tiempo. Por eso, los expertos aconsejan enjugarse con agua o colutorio después de la comida, lo que ayudará a que los niveles de PH vuelvan a la normalidad. Otro truco es masticar chicle sin azúcar, que nos ayuda a salivar, lo que también reduce la acidez en nuestra dentadura.

Cuando sí que es muy recomendable cepillarse los dientes es antes de acostarnos pues, mientras dormimos, salivamos menos y estamos menos protegidos.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Para reducir el estrés ¿dar un golpe en la mesa o pegar un grito?

WBgetty117144838(1)

Un golpe en la mesa es peor. “Por lo general, la expresión de las emociones ayuda a disminuir la activación fisiológica propia de cada una de ellas, es decir, si estamos enfadados y damos un grito, es posible que liberemos gran parte de la tensión y el estrés que sentimos. Pero hay que tener en cuenta que, según el contexto, esta expresión puede ser contraproducente. Por ejemplo, si nos enfadamos en el trabajo por algo que nos ha dicho nuestro jefe y le gritamos, es posible que las consecuencias nos produzcan aún más estrés. En este caso, si expresamos nuestro enfado de otra forma más suave, le haremos saber al otro que nos ha disgustado su forma de proceder igualmente, reduciremos nuestro estrés y puede que hagamos que caiga en la cuenta y cambie su actitud. Lo que también colaborará a hacernos sentir mejor. En cuanto al golpe en la mesa, este tipo de expresiones violentas son siempre contraproducentes y acaban generando más estrés”, termina Antonio Cano Vindel, psicólogo y Presidente de la Sociedad Española para el estudio de la Ansiedad y el Estrés (S.E.A.S).

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest